El futuro del empleo, tecnologías y habilidades que transformarán a las empresas y sus colaboradores

La computación en la nube, los macrodatos (big data) y la ciberseguridad se encuentran entre las 10 tendencias tecnológicas que, según el pronóstico del Foro Económico Mundial (FEM), impactarán a las organizaciones y los equipos de trabajo en los próximos cuatros años.
Aunado al auge que ha tenido el teletrabajo, el eCommerce y otros cambios impulsados desde el año pasado, las nuevas tecnologías están modificando los paradigmas de las empresas, así como el perfil de los colaboradores, de acuerdo con el informe de octubre de 2020 “El Futuro del Empleo” del FEM.
El informe revela que el ritmo de adopción de las tecnologías se mantendrá, incluso se podría acelerar en algunas áreas. Sectores como las comunicaciones, los servicios financieros, salud e industrias del transporte han incrementado su interés en la incorporación de Inteligencia Artificial en sus procesos; la industria de minería y metales está adoptando tecnologías como macrodatos, Internet de las Cosas y robótica no humanoide, mientras que el sector público privilegia el cifrado de datos.
Un 55% de las empresas encuestadas señalaron que buscan transformar la composición de su cadena de valor, 34% tiene previsto ampliar su fuerza laboral como resultado de una integración tecnológica más profunda y 41% ampliará el uso de contratistas para trabajos especializados.
Dentro de las habilidades blandas que las organizaciones esperan potenciar entre sus colaboradores se encuentran el análisis y el pensamiento crítico, la resolución de problemas y las habilidades de autogestión, como el aprendizaje activo, la resiliencia, tolerancia al estrés y flexibilidad.
Pranical Technologies Latam, compañía con más de 17 años de experiencia en el diseño e implementación de soluciones tecnológicas, destaca la importancia de que las organizaciones “no se queden atrás” y adopten los cambios tecnológicos que les permitan crecer y mantenerse en los próximos años.
La compañía, con presencia en Panamá, Costa Rica y Venezuela, entiende el valor de capacitar a los colaboradores para que se adapten a los retos que experimentarán las organizaciones en los próximos años, por lo que acompaña a sus clientes en sus iniciativas de capacitaciones y formación del talento humano.

El ranking de las tecnologías para 2025

Las tecnologías que conforman el top 10 que las empresas tienen previsto instrumentar en los próximos cuatro años son:
1.- Cifrado de datos y ciberseguridad: La encriptación correcta protege la información de las organizaciones y no es costosa. Lo mismo sucede con la ciberseguridad, que blinda a las redes, servidores, computadoras y sistemas electrónicos contra ataques informáticos. Este año varias organizaciones han sido víctimas de un gran número de ataques informáticos. El informe Digital Trust Survey 2022, en el que participaron altos directivos de 66 países, revela que más del 50% de las compañías teme que los ataques cibernéticos aumenten el próximo año y están dispuestas a aumentar sus inversiones en este sector.
2.- Computación o servicios en la nube: Permite que las organizaciones almacenen la información de forma segura, además requiere baja inversión de capital, lo que disminuye costos para mantener la infraestructura de TI.
3.- Contabilidad distribuida y Blockchain: Ambos comparten características similares, pero no son lo mismo. La primera es una base de datos que gestionan varios participantes y como se trata de un registro distribuido dificulta los fraudes. El Blockchain es similar pero está conformado por una cadena de bloques independientes donde está distribuida la información, la cual no puede ser borrada ni alterada. Los contratos inteligentes con esta tecnología son más seguros, rápidos y reducen los costos.
4.- Automatización industrial: Consiste en la aplicación de varias tecnologías en un proceso con el objetivo de optimizarlo. Los trabajadores son sustituidos por máquinas para mover objetos pesados y realizar algunas tareas, o por drones que se utilizan para el reconocimiento de áreas y almacenamiento de redes, por ejemplo.
5.- Internet de las cosas empresarial: Este tipo de software permite conectar dispositivos y maquinarias, obtener información relevante sin intervención humana. Se puede utilizar para medir condiciones de carga, rastreo de vehículos por satélite, permite que las empresas sean más eficientes y aumenten su competitividad.
6.- Inteligencia Artificial: La consultora Gartner estima que en 2025, los inversores de tecnología la priorizarán junto con la ciencia de datos, ya que la IA ayuda a predecir problemas para mejorar la toma de las decisiones y automatizar procesos, entre sus múltiples usos. Por ejemplo, puede ayudar a las empresas a ser más eficientes a través del uso de robots y prevenir desastres naturales con el análisis de datos y reconocimiento de patrones.
7.- Comercio electrónico: Este tipo de plataformas ofrece facilidades en el proceso de compras y pagos a los clientes sin necesidad de trasladarse a una tienda física, lo que a su vez reduce costos, permite un mayor alcance con posibilidades de llegar a mercados foráneos, entre otras ventajas. Las restricciones de movilidad ocasionadas por la pandemia del COVID-19 condujeron a un aumento en la demanda de las plataformas de comercio electrónico.
8.- Macrodatos (Big data): La gestión acertada de toda la información que se genera en las organizaciones les permite establecer estrategias acertadas en los negocios y con los equipos de trabajo, identificar y resolver problemas, reducir errores y riesgos.
9.- Realidad aumentada: La RA es una importante aliada del sector retail para promocionar las marcas, a través de la utilización de recursos como las vitrinas virtuales. Sin embargo, otras industrias, como la marítima, la comenzaron a utilizar, junto con la big data en la asistencia remota, reparación, ensamblaje y mantenimiento de barcos, entre otras funciones.
10.- Procesamiento de texto, imágenes y voz: Son tipos de software diseñados usando Inteligencia Artificial que comprenden el lenguaje humano e interactúan con los usuarios para resolver problemas. Siri y Alexa son los ejemplos más conocidos a nivel mundial, sin embargo la pandemia permitió demostrar los beneficios de su aplicación en sectores como el de salud al ser usado para perfilar los posibles casos de COVID-19, por lo que algunos países se dieron a la tarea de desarrollar sus versiones. Es el caso de la asistente virtual R.O.S.A (Respuesta Operativa de Salud Automática) desarrollada por la Autoridad Nacional para la Innovación Gubernamental, en Panamá.

Actualmente existen diversas implementaciones de asistentes virtuales o chatbots por voz, texto o reconocimiento facial, que permiten un mejor aprovechamiento del recurso humano de las empresas en sus diferentes áreas. El análisis de los datos y la información que se extraen del asistente permite evaluar el negocio, el comportamiento de los clientes y definir prospectos.